Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
PATROCINA
Los regalos corporativos, una oportunidad en Navidad que muchas veces se desperdicia
115 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Regístrate y prueba gratis · Idea · Diseña · Exaprintea · No pongas límite a tu imaginación
  • La imprenta online exclusiva para profesionales de las Artes Gráficas, la Comunicación y el Marketing
  • PuroMarketing

    Cuando llega la Navidad, las empresas tienen nuevas oportunidades de conectar con sus clientes. Es la época del espíritu navideño, de las felicitaciones y el envío masivo de postales navideñas (envío que en los últimos años hacen cada vez más las compañías a través de la red, para ser más 'limpios' y verdes) y es el momento de dar algo más a los consumidores. Lo hacen muchas pymes, que de pronto lanzan calendarios, bolis y otras cosas con su logo y su nombre que comparten con sus consumidores de forma recurrente, y lo hacen también muchas compañías B2B, esta vez con una inversión más elevada que la que supone hacer un lanzamiento de calendarios corporativos, para conectar con sus clientes y fidelizarlos. Es el momento del regalo corporativo.

    ¿Por qué es importante el regalo corporativo?

    En el caso de la relación con los consumidores, el regalo publicitario puede ser una manera de estimular ventas de otros productos, la vía para establecer campañas promocionales o un buen elemento de relaciones públicas, ya que pueden hacer que la marca y su imagen estén más presentes y conecten mejor con los consumidores.

    En el caso del mercado B2B, el regalo corporativo suele ser una especie de vía para hacer sentir al receptor que se le valora, se le comprende y se acuerdan de él. Es una suerte de blindaje de la relación. Sea como sea, y sea el mercado que sea, este tipo de regalos son una manera de asentar relaciones y hacer que los receptores se sientan más próximos a la marca y más fieles a ella.

    La lista de los regalos más deseados o más buscados varía, según a quien se quiera llegar y cómo se quiera hacerlo. Un estudio de Galanta sobre los regalos que las empresas hacen a sus clientes, proveedores o trabajadores habla de gafas de realidad virtual, smartwatches o cámaras WiFi de 360º entre los regalos más buscados por las compañías. En general, se podría decir que en las listas están entrando cada vez más tecnología. También están empezando a usarse cada vez más los regalos corporativos que resultan respetuosos con el medio ambiente, como pueden ser libretas de corcho ecológicas, altavoces para móviles de madera o conservadores de hierbas frescas, cosas de moda por ser más 'eco-friendly'.

    Esta casi parece una lista de regalos deseados, como una carta a los Reyes Magos, aunque habría que analizar cuánto de todo ello hay en los resultados finales. Porque, ciertamente, un smartwatch parece un elemento que hará que el ejecutivo de aquella empresa a la que se quiere fidelizar como cliente B2B se sienta más cercano a la compañía que un bolígrafo con el logo, pero no parece una opción que esté al alcance de todos los bolsillos. Y es que las empresas, a la hora de establecer qué quieren lanzar como regalo corporativo, tienen que pensar en sus límites y en lo que puede hacer y lo que no y, a partir de ahí, establecer su estrategia.

    Los errores que cometen las empresas

    Pero que no todo el mundo pueda comprar un smartwatch para conectar con sus clientes no implica que todos los regalos corporativos restantes tengan que ser cutres, simples o lo que está ya muy visto. Las compañías tienen que alejarse de los recurrentes errores habituales que se cometen en estos terrenos.

    De hecho, se podría decir que hay una lista de errores clave que las empresas cometen en este este terreno. En un análisis en Entrepreneur los ponen en una lista con varias líneas maestras. El primero es justo ese: el comprar regalos corporativos que acabarán directamente en la papelera. Ahí están los calendarios recurrentes, los productos que tienen un logo inmenso y omnipresente o las cosas que no se sabe muy bien para qué sirven. Los regalos deben ir más allá de esto y deben pensar qué pueden aportar al receptor. La clave está en esencia en pensar en quién lo va a recibir y cómo se puede hacer branding con ello. Esto también implica el no enviar el mismo regalo a todo el mundo y el pensar en algo que el cliente al que se quiere regalar va a apreciar de verdad.

    Sin embargo, tampoco hay que emocionarse demasiado. Es el segundo error, el hacer demasiado. Un regalo excesivo parecerá casi un soborno y pone a la empresa en una situación complicada. En las próximas ocasiones parecerá que, si no iguala la cuestión, que no está haciendo demasiado. O, mucho peor, quienes no han recibido regalos tan gloriosos sentirán que no son apreciados lo suficiente.

    A eso se suma el que en realidad la cuestión no va de simplemente regalar algo, sino más bien de hacer un gesto. Lo que importa no es el qué sino más bien el por qué. Por ejemplo, enviar una nota personal, escrita a mano y con un texto que no sea el mismo para todos tiene un efecto más impactante que gastarse muchísimo dinero.

    Y, finalmente, básico y muy importante es el tener claro a dónde mandamos y qué hacemos. Actualiza tu base de datos y comprueba que tus paquetes llegarán a quien deben llegar.

    El regalo corporativo para los empleados

    Por otra parte, los regalos corporativos son también una oportunidad para conectar con los empleados, pero tienen que serlo de un modo que resulte orgánico y que funcione. Nada peor que una empresa que resulta cutre, con un regalo que parece de baratillo, o que una empresa que tira la casa por la ventana, justo en el momento menos apropiado.

    Lo clásico es regalar una cesta de Navidad, con los clásicos productos de la cesta de Navidad que todo el mundo identifica. "La cesta es la elección más fácil porque se lleva haciendo mucho tiempo", explicaba un directivo del sector. Pero que lleve toda la vida ahí no implica necesariamente que deba ser el regalo corporativo siempre recurrido. Las empresas pueden ir más allá y pueden convertir el regalo de Navidad en una oportunidad para establecer vínculos más sólidos con sus empleados (especialmente ahora que la relación con los empleados se ha convertido en un elemento tan importante para la construcción de marca). El 42% de los españoles preferiría un viaje o una escapada, de hecho, a la cesta de siempre, según cifras de Deloitte.

    Por tanto, como ocurre también con los regalos corporativos para consumidores, las empresas deben comprender cómo son sus trabajadores y qué es lo que conecta con ellos para hacer su elección.

    Regístrate y prueba gratis · Idea · Diseña · Exaprintea · No pongas límite a tu imaginación
  • Comentarios (1)
    • Publicado el 07-12-2017
      Este año en mi empresa habrá sorteo de regalos, pero no una cesta como otros años
      0 Valora este comentario Responder
  • Anónimo
    Si te ha gustado este contenido, puedes sumarte al debate con tu opinión y comentarios